Open Day en el Terra Sancta Museum: una mano tendida al mundo palestino de la arquitectura y de la ingeniería

En presencia del Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, tuvo lugar el lunes 19 de septiembre el Open Day (jornada de puertas abiertas) en el convento de San Salvador. El encuentro tenía el objetivo concreto de presentar, dentro del TSM Projet, la futura sección histórica del Terra Sancta Museum, con especial atención a las colecciones palestinas y al proyecto de restauración arquitectónica.

Tras la apertura, en 2017, de la sección arqueológica en el convento de la Flagelación, que alberga los objetos encontrados durante las excavaciones realizadas por el Studium Biblicum Franciscanum, y de la sección multimedia “Vía Dolorosa” – instalación inmersiva de sonido, luces e imágenes sobre los 2000 años de historia de la ciudad de Jerusalén –, ahora se trabaja en la nueva sección histórica que tendrá su propio espacio en la sede de los franciscanos en Tierra Santa, bajo la iglesia del convento de San Salvador.

Fray Stéphane Milovitch – actual director de la Oficina de bienes culturales de la Custodia – presentó las obras, explicando cómo el TSM Project está plenamente integrado en la misión de la Custodia de Tierra Santa. Pretende poner en valor el patrimonio cristiano espiritual, arqueológico y artístico en el corazón de la ciudad vieja, conservado con esmero por los franciscanos durante los últimos ocho siglos. «Mantener vivos estos lugares – continúa fray Stéphane Milovitch – significa mostrar a los peregrinos, a las Iglesias locales y a los fieles judíos y musulmanes el patrimonio artístico que se ha ido creando a lo largo de los siglos, como testimonio de la centralidad de Jerusalén y de su papel a lo largo de los siglos».

Beatrix Saule, directora general honorífica del palacio de Versalles, es la presidenta del comité científico del TSM que preside este proyecto en estrecho contacto con Leonardo di Marco, director de la Oficina Técnica de la Custodia.

«La nueva sección histórica – explica Beatrix Saule – prevé un itinerario de 22 salas, en una superficie de 1.200 m2. Está prevista una pequeña sección introductoria sobre el nacimiento de la Iglesia en Jerusalén, para después acceder a las dos grandes secciones artísticas.  La primera sección, dedicada a la “Historia y misión de la Custodia de Tierra Santa”, pretende informar a los visitantes sobre la historia de los franciscanos en esta tierra, pero sobre todo hacerles conscientes de que forman parte de una cadena ininterrumpida de creyentes de la Iglesia local y universal, en Tierra Santa. Esta sección pondrá de relieve el papel y las relaciones de los frailes con la iglesia latina local pero también con otras comunidades cristianas, presentando una sala dedicada al arte cristiano oriental y al nácar».

George Al’Ama, miembro del comité científico del TSM y experto en arte palestino, subrayó la relevancia de este museo para él y para el mantenimiento de la identidad cristiana en Jerusalén.  «Detrás de cada obra de arte hay una familia, un taller, una técnica y el testimonio de las estrechas relaciones entre comunidades cristianas de diferentes países de la región», siendo Jerusalén el centro de una importante influencia artística, como demuestra el proyecto de investigación sobre los iconos palestinos llevado a cabo por Raphaëlle Ziadé, miembro del comité científico y directora del Departamento de Arte Bizantino del Petit Palais de París.

La segunda sección se centrará más en el “Tesoro del Santo Sepulcro”, donde se mostrarán valiosas piezas únicas donadas por las casas reales europeas para mostrar su devoción por los Santos Lugares y apoyar a la Custodia.  Aquí se expondrán objetos litúrgicos, ornamentos y paramentos sagrados de rara manufactura, preciosos frascos de farmacia y armaduras. Pero también obras más excepcionales como el órgano más antiguo de la Cristiandad (siglo XII).

Vincenzo Zuppardo y Lorraine Abu Azizeh – ambos arquitectos responsables del Terra Sancta Museum – guiaron a los participantes en una visita al espacio donde se alojará la nueva colección.  El núcleo más antiguo del convento de San Salvador se remonta al monasterio georgiano donde los primeros franciscanos encontraron refugio en 1557, cuando fueron expulsados del convento del Monte Sion por los turcos.  Los trabajos estructurales para disponer aquí las salas del museo requerirán mucha atención, debido a las particularidades relacionadas tanto con su ubicación como con su instalación en edificios preexistentes, construidos en diferentes momentos. «Los principales problemas que tenemos que afrontar – explican los arquitectos – son la estabilidad estructural del edificio y la humedad, pero también la dificultad de nivelar el suelo de las salas para que el espacio pueda ser utilizado por personas con discapacidad».

Ante estos retos arquitectónicos y gracias a su larga experiencia de campo, el equipo de la Oficina Técnica de la Custodia tuvo la intuición de proponer una serie de talleres, abiertos a estudiantes palestinos y profesionales del sector de la arquitectura y la ingeniería, interesados en conocer de cerca metodologías y técnicas de restauración y conservación de edificios. En el ámbito del proyecto apoyado por la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD) y por la ONG palestina Development Center (NDC), ya están programados, entre enero y junio de 2023, cuatro talleres en los que intervendrán expertos palestinos internacionales. Ha llegado el momento de encontrarse, pero también de movilizarse para que el mundo palestino tome plena conciencia de los prestigiosos objetivos del Museo Terra Sancta y de su voluntad de colaborar enteramente con el territorio.

Silvia Giuliano