Termina en Jerusalén el 45º curso de Actualización Bíblico-Teológica

El viernes 22 de abril concluyó en Jerusalén el 45º curso de actualización bíblico-teológica (CABT) después de cuatro intensos días de sesiones. El curso, promovido por el Studium Biblicum Franciscanum (SBF) comenzó el martes 19 de abril en el auditorio Immacolata del convento de San Salvador y se desarrolló durante cuatro jornadas, que incluyeron conferencias por la mañana y visitas guiadas por la tarde. Finalizó el viernes con una excursión al desierto del Néguev.

El CABT fue inaugurado en los años 70 por iniciativa del arqueólogo franciscano italiano Camillo Bellarmino Bagatti, como una oportunidad de formación para las religiosas y religiosos de lengua italianade Jerusalén, a realizar la semana después de las fiestas de Pascua.

Desde hace décadas, el curso tiene como objetivo profundizar en el conocimiento de la Biblia o en temas teológicos específicos – como pueden ser, por ejemplo, los que se abordan en las encíclicas papales – y ofrecer un momento teológico en el panorama de Tierra Santa por parte de personas cualificadas como los profesores del propio SBF.

Recientemente, el CABT ha sido incluido en el “catálogo de iniciativas formativas” del Ministerio de Educación, Universidades e Investigación (MIUR), favoreciendo la participación desde Italia de docentes interesados en formar parte de esta iniciativa.

El tema sobre el que se ha reflexionado este año fue el de la Sabiduría, no referida al libro del Antiguo Testamento, sino a la sabiduría entendida de forma trasversal en las escrituras. De hecho, las conferencias, son impartidas por profesores expertos en exégesis que enmarcan un tema y lo desarrollan a partir de un pasaje o de un fragmento completo de un texto bíblico.

La participación ha sido menor que en años anteriores por dos motivos: el primero, por el lento retorno a la normalidad después de dos años de pandemia, y el segundo relacionado con la promoción tardía del evento por parte de los franciscanos que esperaban la relajación de las restricciones debidas a la pandemia para publicitarlo y para realizar el evento con total seguridad.  Aún así, la asistencia se situó en torno a las 50-60 personas diarias.

Fray Alessandro Coniglio, ofm, secretario del SBF y uno de los ponentes y organizadores de la iniciativa, nos habló sobre las herramientas que el CABT proporciona a los oyentes y el valor añadido que la conferencia puede aportar a la fe de cada uno de ellos.  “Entre los recursos que se ofrecen está sin duda la combinación de conferencias teóricas sobre la Biblia con la visita guiada a los lugares; con frecuencia se trata de visitas a lugares muy escondidos, poco habituales, que se salen del circuito clásico de las peregrinaciones. El estímulo que pretendemos es el de proporcionar a los asistentes un instrumento para acercarse directamente al texto bíblico con una conciencia diferente, o volver a él con herramientas de análisis que les permitan una comprensión más profunda de ese texto”.

Por otro lado, en cuanto al aspecto espiritual de la iniciativa, fray Alessandro admite: “el plus en términos de fe depende de la capacidad de los ponentes de no limitarse al aspecto puramente teórico y académico”; mucho depende de su habilidad para “saber desmenuzar la palabra para que sea alimento para quien escucha”. Y sobre la delicada tarea de los ponentes, añadió: “Si bien a nosotros, que somos más exégetas y más biblistas, nos falta un poco de aliento teológico, en estos días no han faltado ideas de naturaleza teológica existencial; estoy pensando en la conferencia del profesor Priotto sobre Job y la relación con Dios en el sufrimiento, en la del profesor Rizzi sobre el llamado “Testamentode Job”, o en la recuperación en Juan, por parte del profesor Cavicchia, del tema del éxodo a través de la relectura de los libros sapienciales”.

 

Filippo De Grazia